ESTABA LIMPIANDO LA CASA Y ENCONTRÓ ALGO DE SU MARIDO QUE LA DEJÓ DESTROZADA - MUYACTIVO.COM

ESTABA LIMPIANDO LA CASA Y ENCONTRÓ ALGO DE SU MARIDO QUE LA DEJÓ DESTROZADA


Cada día día de Helen era complicada, puesto que su esposo Edward, el cual había sido diagnosticado con Alzheimer hace poco estaba sufriendo los desgastes de dicha enfermedad. Ellos llevaban de casado 75 años, por lo que no le importaba hacer lo que sea para que él estuviera bien.

Su razón de ser era él, por lo que hacía de todo para que este hombre estuviera bien. Como sabía que su mente le fallaba y no podría recordar las cosas más simples de su vida, hizo todo para que él estuviera cómodo en su propia casa.

Muchas veces el hombre llegaba a pensar que estaba en un laberinto, por lo que su esposa colocó diversos carteles para que él se pudiera ubicar en el lugar. Cada puerta tenía un cartel que decía baño, habitación de tu hija Alice, cocina, entre muchas otras cosas más.Es por ello que la vida del hombre era un poco más fácil de llevar. No obstante, esto podría cansar a Helen, pero ella nunca lo diría, ya que pensaba cumplir su promesa de estar para toda la vida con él hasta que la muerte los separara.

Un día, ella decidió ir a la tienda por una compras. Se aseguró que todo estuviera bien en casa y cerró las puertas para que su esposo no saliera, ya que se podría perder. Le dio un beso en la frente y se fue. Cuando llegó se dio cuenta que no estaba por ninguna parte, al buscar bien notó que estaba con su hija en el jardín y se relajó.

En ese momento decidió ir a limpiar la casa un poco, pero fue ahí donde halló algo que la destrozó por completo. Era una carta de su marido, el cual había escrito directamente para ella. La carta decía lo siguiente:

‘Querida Helen, esposa mía.

Sé que esto ha sido muy difícil para ti, pero sé que sin ti jamás lo pude haber llevado como hasta ahora. Eres la persona que se la pasa poniendo carteles en todos los lugares para que no me sienta perdido y no sabes cuanto te lo agradezco.

Quiero que sepas que te escribo esto ahora porque no quiero que llegue el momento en el que te olvide y no te lo haya podido decir: te amo. Te amo tanto que me duele mucho tener que verte sufrir por mi condición, pero, al mismo tiempo, te lo agradezco con todo el corazón.’


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *