UN HOMBRE ABUSA DE SU HIJA DE 15 AÑOS. CUANDO DESCUBRE EL RESULTADO DE LA PRUEBA DE ADN, SU MUNDO SE CAE A PEDAZOS….



NOTICIA :

Un hombre abusa de su hija de 15 años. Cuando descubre el resultado de la prueba de ADN, su mundo se cae a pedazos  Comparte en Facebook Catherine St. Germain de Colorado, Estados Unidos, estaba viviendo el mejor momento de su vida. Tenía 34 años y se había separado de su antiguo esposo, padre de su hija de 15 años, Alyssa, y estaba comenzando una relación con el hombre de su vida: Aaron Scott. Lo conocía desde hace 20 años, era veterano de la marina estadounidense, había sido policía y tenía también tres hijos: dos niñas y un niño. Era cariñoso, cercano a su familia, inteligente y un romántico empedernido. Era el paraíso en la tierra, una felicidad hasta entonces desconocida, tras años de estar estancada en un matrimonio sin amor. >

Se casaron el 18 de junio del año 2014 e incluso en vez de anillos decidieron hacerse un tatuaje que marcaba para siempre el vínculo que los uniría. Sellaron su compromiso literalmente con sangre y tinta. Casi un año después, el día 23 de abril del 2015, Catherine recibió una llamada de la policía. Algo le llamó la atención: le instruyeron que no lo hablara con Aaron, y que fuera lo antes posible. Catherine no tenía idea qué podía estar pasando, pero presentía que era algo grave.

Al llegar a la comisaría su mundo se cayó a pedazos. Allí estaba su hija Alyssa junto a los policías, quienes procedieron a contarle algo que jamás imaginó oír: Aaron había abusado de ella y la había violado. Catherine sintió cómo su corazón se rompía al saber que el hombre al que amaba y había traído a su hogar había causado tal daño a su amada hija. Apenas tuvo nuevamente contacto con él, lo echó de la casa y demandó ante la justicia. Aaron reclamó ser inocente y que lo que decía Alyssa era mentira. Pero la prueba de ADN demostró lo contrario. Al verse acorralado por la evidencia, el hombre admitió su culpabilidad y pidió un acuerdo. La condena que obtuvo indignó a muchos y es por ello que Catherine decidió hacer un video que ha sido reproducido casi 50 millones de veces